NARRANDO MI EXPERIENCIA HACIA MI SER  INTERIOR 

  NARRANDO MI EXPERIENCIA HACIA MI SER       INTERIOR 

           Estando en la distancia, camino hacia lo desconocido, me adentro en el espacio que no se ve y estoy atento a lo que aparece ante mí.

         No me sorprendo, aunque nuevo, siento la misma energía que en otras ocasiones. Todo ocurre de la misma manera, estoy, pero no estoy. Mi cuerpo sigue ahí, pero en realidad ya emprendí el camino hacia el mundo que no se ve, hacia esa vida que está ahí, todo el tiempo, esperando a reencontrarse con nuestro verdadero ser.

         Aparecen colores, sensaciones, el sonido del silencio, y………….  siento mi cuerpo desplazándose por el camino de la creación, donde todo, todo, es posible.

         Estoy en la Ecoaldea Espiral, llueve un poco, estoy en el Camino de los Gnomos, al encuentro con Mi Ser Interior. 

         Llego al sitio indicado y, junto al círculo, me siento en una de sus dos rocas planas. Percibo los sonidos de las gotas, que caen de las hojas hacia mí. Siento como las gotas van llegando y atravesando cada uno de mis cuerpos. Es una agradable sensación, sentir que formo parte plena de la naturaleza. Puedo ver mi energía invadiendo todas las partes de mi ser.

Miro hacia arriba, la luz es suave y el sonido de la lluvia permanece ahí, alimentando la visión de mis ojos.

         El verde que me rodea es intenso. La energía está en todo el espacio desplazándose, moviéndose de un sitio a otro y pasando también a través de mí. Contactando con la esencia que soy, me transformo aún más y empiezo a no tener forma y desplazarme en el espacio, integrándome en el aire, y toda la naturaleza de Mi Ser Interior.  Todo en mí es belleza, todo en mí es conexión, no existe el pensamiento, ni la razón, sólo el sentir y la contemplación. Entonces, el color amarillo, la energía, empieza a brotar del círculo. El tiempo avanza lentamente, la oscuridad va llenando el ambiente, pero todo lo percibo sin ninguna dificultad.

        

                 En este momento, siento una presencia que se me acerca y detrás le siguen otras. Como viéndolo normal y natural, yo, cogiendo forma, me siento de nuevo en la roca plana. Desde ahí, contemplo.  Son cuerpos en vida, sonrientes, que se desplazan hacia mí. A veces, sus cuerpos energéticos, se entremezclan unos con otros. Llegan en ocasiones a unirse en uno y luego se vuelven, ligeramente, a separar. A veces dirigen su mirada hacia mí, también su cuerpo, y sin previo aviso, se siguen desplazando pasando cerca de mí y continuando en ese camino circular en mi ser interior. Están felices, no dicen nada, pero lo dicen todo. Se mueven despacio y armónicos.

         De improvisto, todos dirigen su mirada hacia mí, empiezan a coger forma humana y, de repente, todos, a un ritmo lento y acompasado con el movimiento libre, de brazos, piernas y cuerpos, se desplazan hacia mi encuentro. No caminan, se mueven en armonía con la tierra, las hojas y las ramas bajas de los árboles. Son 6 y finalmente, llegando por diferentes sitios, se acercan a mí. Siento su proximidad, mi energía se eleva y eleva, mis cuerpos desprenden cada vez más luz. Estando ya frente a mí, empiezan a acercar sus manos y cara a mi cuerpo. Siento y veo, con total claridad como, unos y otros, van acariciando todas las partes de mis diferentes cuerpos. Lo hacen despacio, muy despacio y con mucha suavidad y ternura. Yo, aceptándolo como algo normal, no estoy sorprendido, simplemente participo de su danza, sintiendo y expandiendo el amor que soy y que llevo dentro.

         Entonces se van parando, hasta que quedan quietos frente a mí. Todos están observándome en silencio. Entonces extendiendo sus manos hacia mí y, haciendo yo lo mismo, uno mis manos con las de ellos y todos, como compartiendo una misma frecuencia, al mismo tiempo, bajamos la cabeza, y, de rodillas, por encima del círculo, sin tocar el suelo, unimos nuestras manos, formando un círculo con nuestros cuerpos. Todo era suave, sensible y muy bello. Empezó a emanar tanta energía de todos nuestros cuerpos, que, en poco tiempo, se formó como una gran bola de energía que casi no dejaba ver las partes de nuestro cuerpo. Todo fué en incremento y, cada vez más, estábamos envueltos en una mayor frecuencia y ya, casi, sin vernos. Sin duda, por momentos, nos estábamos fundiendo todos, en uno solo.

         Lenta y circularmente, empezó a girar la energía. Sentía ese momento, pero apenas mi mirada la percibía.

         Sabía que algo iba a pasar, pero no sabía qué, sólo la luz, que en ese momento había, se movía en el ambiente. Todo lo demás estaba completamente en el presente. Sin esperar nada, pero sabiendo y siendo consciente de la belleza que me envolvía, me dejé ir. Y, llevado por una gran sensación de paz y amor, de repente desaparecimos todos del espacio. Podía ver el círculo y las dos rocas planas, los cuarzos puros rodeando el camino del círculo, pero, no veía mi cuerpo.

         Me di cuenta que estaba totalmente integrado en el todo. ¿Era luz?, ¿era energía?, era una elevada vibración?, no lo sabía. Yo estaba allí, sintiendo como nunca, el espacio y su maravillosa energía. Formaba parte de las hojas, de los árboles….. También formaba parte de la tierra, y sentía la presencia de los cuarzos puros, por encima mío. Formaba parte de las rocas planas y aún podía percibir mi cuerpo sentado en ellas.  El aire era uno conmigo. Todo lo veía y todo lo sentía. Toda la naturaleza del espacio es una conmigo. Imposible describir que siento en este momento, formando parte del todo, estoy en una plenitud sin límites. Todo forma parte de mí y yo formo parte del todo. Me desplazo, según lo siento y estoy dentro o fuera de todo lo que veo.

         Entonces, sin poder evitarlo, noté que me desplazaba, yendo más allá de mí y de mi ser interior, una fuerza me acompañaba. Como una ardilla, recorría los espacios a través del aire o desde el interior de las ramas de los árboles.

         Ahora, me detengo, manteniéndome en el espacio. Debajo mío puedo ver la Balsa de la Alegría. No está igual, puedo ver la calma del lugar, el agua y……. oigo sonrisas, ……. Pero no veo a nadie y, curiosamente, el sol brilla. La roca de la balsa me llama y asiento mi invisible cuerpo en ella……. Entro dentro de la roca, formando parte de su energía.

         Entonces salgo de la roca, me elevo y a través del agua de la Balsa de la Alegría, penetro en el interior de la tierra, apareciendo por el Camino de los Gnomos y, entrando por la corteza de un gran roble, me elevo hasta una de sus ramas altas. Allí, me dejo caer en un lento descender, como si de una armónica danza se tratara.

         Voy llegando de nuevo a la tierra. Entonces me doy cuenta que estoy en el Camino de los Ciervos, y sin pensarlo dos veces, me deslizo hasta el Lago de los 4 Elementos. En ese momento, me doy cuenta que soy agua, noto en mí la vida y la transparencia del agua. Me desplazo en ella, bajando, con la corriente del pequeño Río de la Luz.

         Mientras desciendo, puedo ver las Ruinas del Molino. Ahora paso cerca de su cueva y continuamos bajando.

         Entonces, todo para, ah!, ya lo entiendo!……. he llegado al Lago del Corazón. De inmediato penetro en la tierra y, a través de unas raíces que me encuentro, me elevo por uno de los dos grandes Robles del Destino, que rodean el Lago del Corazón. Es un roble alto, bello y lleno de vida, percibo su fortaleza interior.

         Mientras me elevo por el roble, ¿qué extraño?, siento algo diferente. Me quedo suspendido y contemplo. Salgo a la corteza, veo que estoy a mitad del tronco. ¿Pero, qué ocurre?, noto una fuerza que me anima a fluir y continuar subiendo. ¿Qué extraño?, todo en ese roble me está diciendo que continúe. Armonizo con esa fuerza, que no es mía , pero me dejo llevar. Ella me está indicando el camino hacia arriba, yo, sin oponerme a la vibración de mi nuevo camino, fluyo, feliz y contento, abrazando mí destino. 

         Noto que la velocidad se reduce, debo estar llegando al misterioso final de mi camino? De repente, me encuentro al final de una fina y ligera rama del roble.

         Observo, dándome cuenta que estoy muy alto, por encima de la parte grande del Lago del Corazón. Estoy parado, en total silencio, integrado en la rama y sus hojas. Estoy como suspendido, movido ligeramente por la energía natural en movimiento.

         Estoy ahí, en el Roble del destino, puedo oír su latido, su respiración y su voz, que me dice: espera, el tiempo llega y dentro de poco la luz tu verás……….

¿No sé qué quiere decir? Espero, sin preocuparme de más. Sigo en conexión, esperando en paz lo que vendrá.

         Entonces, siento cómo mi energía sale del interior de la rama y se posa encima.

         Entonces, noto que algo se mueve en mi interior.  De repente, de dentro de mí sale uno de los 6 seres y se posa en una de las ramitas cercana. Casi sin darme cuenta, continúan saliendo los 5 seres restantes y, con suavidad y movimientos rítmicos, como guiados por una pequeña brisa, se ponen todos en diferentes ramitas cercanas.

         Estamos los 7 allí, ¿qué está pasando? Los seres están alrededor mío sin decir ni hacer nada, sólo me miran, haciéndome llegar sus energías. Me están dando algún mensaje, pero no percibo bien el qué.

         Entonces, de repente, todos los seres al mismo tiempo, miran hacia abajo. Yo miro, pero no veo. Abajo hay muchas zarzas y muchas ramas dejadas. Ellos, sin moverse ni decir nada, continúan mirando abajo. Vuelvo a observar, pero como antes, no veo nada que llame mi atención.

         De improvisto, pillándome por sorpresa, todos extienden una mano, que colocan con suavidad sobre la parte de mis hombros. Siento mucha mucha energía. En ese momento, al mismo tiempo, todos vuelven a mirar hacia abajo, yo hago lo mismo y,………….. nada. Ellos, sin cambiar su posición, continúan igual. Yo vuelvo a insistir, miro y me detengo. Ellos extienden el otro brazo, yo hago lo mismo con los dos…………… . De repente, si!, veo algo!, es una luz!. Estoy muy contento y feliz, al fin veo. Es una luz abajo. Me quedo fijamente mirándola y, con mucho asombro, veo como esa luz se va expandiendo. Está transformando el espacio. Todo en el suelo, se está convirtiendo en un espacio grande y completamente plano.

         Relajado pero inquieto por el misterio, veo que ya no hay zarzas ni ramas, sólo un suelo plano, que veo que se va agrandando, hasta convertirse en un gran circulo.

         El círculo es precioso, todo lleno de luz. Entonces, como llegando el misterio a su fin, el círculo dejó de crecer. En ese momento, los seres retiraron la mano de mi cuerpo y uno tras otro, como el deslizar de una suave y fina hoja, van bajando hacia el círculo y distribuyéndose en la parte externa del borde del círculo, a la misma distancia uno de otro.

         Yo estoy maravillado con lo que acabo de ver.  Yo seguía encima de la delicada rama. Todo estaba quieto, nada ocurría, habría todo acabado?

         Entonces, los seres giraron la cabeza, mirándome. Me pilló por sorpresa, pero, rápidamente entendí lo que querían y, en conexión con el roble y toda la naturaleza, me dispuse a dejarme caer de la rama, para deslizarme hasta su encuentro……………

         Al igual que ellos, inicie el recorrido hacia el círculo, deslizándome por el aire. Buf!, me siento estupendo moviéndome sin ningún esfuerzo, sólo dejándome llevar.

         Cuando me di cuenta,  llegue al suelo en el interior del círculo. En ese momento, los seres vinieron hacia mí y elevándome, me desplazaron hacia el centro. No sabía muy bien lo que ocurría, pero estaba a la expectativa. Entonces los seres se separaron de nuevo, regresando cada uno a su lugar.

         Entonces, ellos extendieron los brazos, en diagonal hacia abajo. Las manos abiertas miraban hacia arriba. Yo hice lo mismo.

         Estábamos los 7 en conexión, se veía la armonía del momento. El tiempo pasaba y todos en meditación estábamos. De nuevo, la energía estaba visiblemente ocupando el ambiente. Era un momento increíble y extraordinario sólo sentía un gran y profundo amor.

         Entonces, mágicamente, las hojas verdes del roble, se tornaron ocres y después marrones. Como si de repente, el otoño hubiera llegado, conforme las hojas iban cambiando de color, empezaron a viajar por el aire y por todo el espacio del círculo e iban llegando también a nuestros cuerpos. Todos, con los brazos y manos medio extendidas, disfrutábamos de las caricias que las hojas nos hacían. Todos mirábamos hacia el roble agradeciéndole el gesto.

         La lenta y continuada lluvia de hojas no cesaba. En ese momento………….., uno de los seres, dando un paso hacia el frente………. levantó los brazos al tiempo que decía, soy la Ecología! . A continuación, dando también un paso al frente e igualmente extendiendo los brazos hacia arriba, todos, uno detrás de otro, fueron haciendo lo mismo y diciendo sus nombres: soy la Salud!, soy la Alimentación Respetuosa!, soy la Comunidad!, soy la Infancia Respetuosa! soy la Autosuficiencia!.

         Yo que estaba totalmente atento, oía sus voces resonando, como si salieran también de mi interior, sin duda, estábamos todos en conexión.

         Entonces yo, haciendo lo mismo que ellos dije: soy Espiritualidad.

         Entonces, todos, compartiendo lo que ya estaba resonando en nosotros, al mismo tiempo dijimos: este es el Circulo de Poder!. Y continuamos diciendo: es el círculo de transformación de la vida y entrada hacia el otro mundo. Y acabamos diciendo: es el círculo de reencuentro de nuestras almas y descanso de nuestros cuerpos.

Fue entonces cuando comprendí que los 6 seres en realidad eran almas, almas de este o de otros mundos.

De donde había salido todo ello, no lo sabía, pero todo estaba tranquilo y lleno amorosamente de vida.

En ese momento, la energía, que no había parado de llenar nuestros corazones, empezó a amplificarse y expandirse aún más. Caminamos al reencuentro, y en un gran abrazo colectivo, quedamos todos en contacto, de brazos, piernas y cuerpo………..

En este momento, está apareciendo una espesa nube de energía. Es muy visible y va cambiando libremente de colores. Cada vez es más espesa, y como antes, nos va envolviendo por completo, hasta formar una gran bola circular que, penetrando en la tierra, se deja ver en su media mitad externa en el círculo.

No nos veíamos, pero sentíamos nuestros cuerpos, que en contacto estaban, en pura energía.

Yo estaba completo, nada en mí estaba vacío, las multicolores energías de la bola, entraban y salían libremente de mi cuerpo. Estaba tan absorto por el momento, que no me di cuenta que el contacto con las almas estaba desapareciendo.

Efectivamente, ya no las sentía, ya no estaban presentes.  También veía que la circular y espesa energía, estaba entrando en la tierra. En el exterior, ya sólo un ligero color de energía lila quedaba, dibujando externamente, la otra mitad de la circunferencia.

Yo había regresado a mi estado de cuerpo físico, pues notaba mis manos acariciando mi cara.

Todo había sucedido y yo ya era visible. Me había distraído en un corto respirar. Mis ojos se abren y me veo y veo frente a mí……………. Estoy solo, en el Circulo de Poder. …………………..Estoy paralizado y claramente sorprendido. Mi rostro se torna alegre y mi sonrisa irrumpe en el ambiente……………nada llega a su fin, pues lo que ahora estaba viendo, sobrepasaba cualquier visión que yo pudiera pensar……….. Veo, muy sorprendido, que frente a mí y en todos los espacios del círculo, que al principio ocupábamos las 6 almas y mi ser, han aparecido 7 árboles. Los veo perfectamente, son frutales y están cargados de fruta amarilla, marrón, negra, roja y verde…. Que maravilla…….

Sentía dentro de mí, una explosión de satisfacción, felicidad y alegría. Sin saber bien que hacía, empecé a caminar, siguiendo el circulo de los frutales. Luego empecé a contar, decidiendo que a las 21 vueltas me pararía. Y cada vez que yo el círculo completaba, daba las gracias a la tierra, al viento al sol y al agua……….. y como no, por supuesto, daba también las gracias a mi ser interior y las almas que nos acompañan.

Finalmente doy un amoroso abrazo a cada uno de los 7 árboles. Es mi manera de agradecer al Universo esta experiencia en este maravilloso y nuevo día.

11 del 11 del 2018 (2+0+1+8): 11

Ecoaldea Vegetariana Espiral

Atzar

lago del corazon

Anuncios
Esta entrada fue publicada en noviembre 11, 2018.

CRÓNICA DE MI VIAJE EN TREN A LA CONFERENCIA INTERNACIONAL DE ECOALDEAS

CRÓNICA DE MI VIAJE EN TREN A LA CONFERENCIA INTERNACIONAL DE ECOALDEAS

Estoy en el tren, saliendo de Ourense, camino a Pamplona y a la Primera Conferencia Internacional de Ecoaldeas y Ocupación de Pueblos Abandonados.
El paisaje es precioso y el tren va todo el tiempo bordeando el río. A veces estamos tan cerca del río, que da la impresión que estoy re-corriendo por encima de las aguas. Otras veces, parece que cruzamos el río y siento el agua en mis pies. Rocas, árboles, montañas, luz, nubes …………….. BELLEZA. Todo a mi paso, me habla de la vida y la naturaleza y de este mundo en el que me ha tocado estar.
El sol sigue escondido tras las montañas y el agua del río, refleja con total nitidez la belleza que le rodea. ¿Pero es un reflejo?, ¿entonces, es real o no? No importa, ¡existe!, pero, depende totalmente de su realidad……. Pero, es igualmente un bello reflejo. Mas, no me debe confundir, porque, por muy bello que sea, no es real y no deseo apegarme a él. Lo observo, lo disfruto, extraigo los mensajes que me regala y dejo que continúe su camino y yo también continuo el mío.
Ahora estoy pasando por un túnel. Todo está oscuro, no se ve nada en el exterior del tren. Es el momento de viajar a mi interior. De percibir y sentir la luz que llevo dentro, sin la cual, la oscuridad del túnel me absorbería por completo, no quedando nada de mí. Estaría…… vacío.
Traspaso el túnel y entonces y entonces, toda la belleza regresa a mí y prosigo mi camino. Nada cambia, pues la fortaleza y claridad de mi interior, me ha guiado.
Las montañas dejan paso a una tierra plana. En ella aparecen casas, trenes, hierro, cemento, muchas vías, pinturas…….. pero…….. ahora veo el sol. El sol se deja tímidamente ver entre las nubes, y, como anunciando que otra u otras vidas son posibles, lanza diferentes y grandes rayos de luz en varias direcciones, con ello me indica la existencia de más y nuevos caminos. Fijándome bien, veo también, que son rayos de esperanza. Una nueva energía invade los espacios anunciando que hay diferentes caminos para un nuevo amanecer.
Estoy en conexión y en el amor y siento cual de estos caminos está más en armonía con mi frecuencia actual. Pero, en un intento de ir más allá, busco aquella luz, aquel camino, que me acompaña en el presente, permitiéndome ir hacia el futuro. Hacia un nuevo futuro, más allá de mi y mis expectativas y más cerca de mis verdaderas necesidades.
Sin duda, el color azul del cielo, que se abre paso entre las nubes, anuncia el amanecer de un nuevo día, quizás de una nueva vida o de un nuevo mundo.
Curiosamente, ahora el tren ha parado y re-inicia la marcha hacia atrás. La energía que empuja todo, ha cambiado de lugar. A veces, tengo la sensación de que retro-cedo, pero presto más atención y veo que en realidad sigo avanzando. Si mi visión alcanza a ver más allá, entonces, la realidad presente se transforma. Me relajo y sigo en paz y calma a mi destino. Las aparentes perturbaciones en el camino, no son más que espacios de aprendizaje, que me ofrecen la sabiduría que necesito, para alcanzar mis metas en ese futuro, vivo y presente. Estoy en atención, sintiendo el amor que me acompaña en este viaje y así percibo, todo aquello que se abre ante mí y, también, el futuro que ya está aquí…………
Las puertas del tren se abren, nuevas personas se incorporan a mi camino y otras se van de mi vida. Dejo que todo ello ocurra con total naturalidad, permitiendo que todo continúe según el fluir amoroso de mis vidas. No me apego a las personas, las amo igual, estén o no en mi vida y estén o no, más o menos cerca de mi camino. Mi puerta, mi corazón, está siempre abierto a recibir y a dejar marchar. Cada persona sigue su propio camino, y yo también. Todo, a mi paso, puedo verlo y transformarlo en lo que verdaderamente es: amor y belleza.
Ahora veo que han puesto una película en el tren. Estoy atento, con todas aquellas cosas que aparecen en mi vida, en mi camino. Pues quizás estén ahí para distraerme de la realidad e intentar apartarme de mi verdadero camino.
Mi presente y mi futuro están unidos y lo que afecta a uno afecta al otro. Todo aquello que ocurre en mi presente o en mi futuro, marca mi vida, mi camino y mi destino. A veces lo que me aparece, no es y lo que es, no me aparece. En este caso, desde la conexión con el amor, fluyo, siento y acepto aquello que emana desde mi interior.
El tiempo avanza, el día se torna claro y los colores se realzan con intensidad, en el ambiente externo del tren. La belleza externa, también ilumina mi camino, haciendo que la conexión con mi interior sea mayor, más rápida e intensa. Avanzo en conciencia, hacia un mundo mejor y ello, me hace ver, de verdad, la realidad que me rodea: la belleza interna de mi exterior.

7 DEL 11

Ecoaldea Vegetariana Espiral

Atzar

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Esta entrada fue publicada en noviembre 8, 2018.

¿QUÉ ENTIENDES POR ECOALDEA?

¿QUÉ ENTIENDES POR ECOALDEA?

Para nosotras, una ecoaldea es un espacio de vida en comunidad, donde armoniza la vida de las personas con la vida del resto de la naturaleza, en un equilibrio de crecimiento teórico y práctico constante y permanente con una misma y todo lo que nos rodea, caminando hacia una práctica, cada vez mayor, de respeto hacia toda la vida, manteniendo un equilibrio entre autosuficiencia, ecología y decrecimiento, en cada uno de nuestros objetivos y actos diarios.

La ecoaldea, a de aportar un ejemplo real de lo que es una vida en armonía con la naturaleza, en el más amplio sentido de la palabra, expandiendo así, la energía y sensibilización, en cada una de las personas que viven y visitan la ecoaldea, de que un mundo nuevo es posible y es posible vivirlo ya!

La Ecoaldea es la única manera real, de sentir, desde la humildad, que somos parte de un universo y que nuestra vida se ha de mover, desde la libertad, al ritmo y compás de su música, fluyendo, desde el respeto, responsabilidad y compromiso real y llevado a la práctica, hacia nosotras y todo lo que nos rodea.

Sólo viviendo en la naturaleza, en comunidad y en el amor, podemos hacer esto posible.

Ecoaldea Vegetariana Espiral

Expresión de la naturaleza, en la Ecoaldea Vegetariana Espiral

Esta entrada fue publicada en octubre 11, 2017.

EN LA ECOALDEA VEGETARIANA ESPIRAL LOS MÓVILES ESTÁN EN CASA

EN LA ECOALDEA VEGETARIANA ESPIRAL LOS MÓVILES ESTÁN EN CASA.

Los móviles y otros aparatos electrónicos están siempre donde cada persona duerme, en modo avión o desconectados. Sólo la cámara fotográfica y el reloj nos acompañan por la ecoaldea. La conexión a internet no la hacemos desde la ecoaldea si no desde el pueblo cercano. Solamente utilizamos el móvil para llamar por teléfono desde el espacio que existe en la ecoaldea reservado para ello. El objetivo es liberarnos del móvil el máximo de tiempo y vivir la experiencia en la ecoaldea de un mundo donde las tecnologías estén presentes el mínimo de tiempo en nuestras vidas y estemos el máximo de tiempo relacionándonos en directo, cara a cara, sintiendo la proximidad, el abrazo y la energía de la unión.
La experiencia es, maravillosa!!!!. En seguida te habitúas y nos sentimos más LIBRES, experimentamos una mayor armonía y conexión con la naturaleza. Vivir el presente compartiendo el amor que está en nosotros y sentir, en el día día, que realmente estamos haciendo un camino de evolución hacia un mundo mejor, un mundo que nos lleva a vivir la vida de verdad, sintiéndonos llenos de aquello que REALMENTE necesitamos…….. EL AMOR ……
“Sintiendo el amor que hay en mí y en ti y expresando y compartiendo desde el corazón, caminamos todas juntas, en unión con nuestro ser ….. hacia un nuevo amanecer.”

 

Jim Carrey: “El nuevo iPhone de Apple está diseñado para esclavizar a la humanidad”

La estrella de Hollywood expone la tecnología Face ID y la agenda del Nuevo Orden Mundial

La estrella de cine Jim Carrey se ha pronunciado para exponer sobre la última versión de Apple de su popular iPhone, para revelar que su nueva tecnología Face ID fue diseñada para “esclavizar a la humanidad” .

El actor afirmó que sus días de usar productos de la compañía californiana están “terminados” después de enterarse de que sus dispositivos están siendo usados ​​para “inaugurar un Nuevo Orden Mundial totalitario”.

Hablando en el Festival de Cine de Toronto, mientras promocionaba su nuevo documental de Netflix , Jim & Andy: The Great Beyond, dijo: “Si George Orwell escribiera 1984 hoy, habría sido sobre las compañías de tecnología que gobiernen sobre un estado totalitario en lugar de los comunistas, serían llamadas las tiendas y plazas de la ciudad “y los teléfonos que se ven obligados a comprar, les leen la cara”

Carrey se refería al recientemente revelado iPhone X de Apple, o iPhone 10 , que debiera salir a la venta a principios de noviembre. El esperado smartphone tendrá el lanzamiento más grande de Apple hasta la fecha y ha declinado la tecnología de escaneo de huellas dactilares utilizada hasta el momento, sustituyéndola por su nuevo sistema de reconocimiento facial.

El teléfono utiliza pequeñas cámaras que exploran la cara del usuario, por lo que únicamente el propietario registrado puede desbloquear y utilizar el teléfono, sólo con mirarlo.

La exploración facial única de cada usuario de iPhone, se almacenará en los servidores de Apple, y eso es lo que muchos señalan como una intrusión peligrosa en la privacidad.

La nueva tecnología Face ID de Apple, según Carrey, caerá en manos equivocadas y representará una enorme amenaza para el futuro de la humanidad. “Ustedes pueden estar seguros de que esta misma tecnología será utilizada por alguien para identificar a los manifestantes, para averiguar si alguien está deprimido o maníaco y sacarán provecho de eso”, dijo la estrella de Truman Show .

“La misma familia de tecnologías se utilizará para clasificar a las personas -buenas o malas- como criminales o terroristas- o sobre cuás es su orientación sexual.”

“No estoy diciendo que Apple lo hará, pero estoy diciendo que esto es cada vez más factible y lo harán las personas que no deberían hacerlo, las personas que nos están conduciendo hacia un Nuevo Orden Mundial”.

Carrey destacó que la tecnología de reconocimiento facial es simplemente el ” último paso en la marcha hacia la vigilancia total “. La vigilancia invasiva no es nada nuevo, desde la supervisión de la productividad de los empleados hasta los estudios sobre el comportamiento de los consumidores y otras formas de investigación de mercado. En los últimos años, a medida que la tecnología se ha vuelto más avanzada, se ha vuelto más intrusiva, penetrante y perturbadora.

-¿Qué hay de malo con una contraseña que sólo yo y yo guardamos aquí? -preguntó Carrey, golpeando la sien con el dedo.

“No es necesario un almacenamiento basado en la nube.

“Sabes que quieren leer tus pensamientos.

“La idea de una contraseña es un anatema para ellos.

-¿Cómo te atreves a guardarles un secreto a ellos?

“La élite mundial cree que sus secretos son una amenaza para ellos, los secretos son mentiras.

“Me despierto por la mañana y me siento y tomo mi café y miro hacia mi hermoso jardín, y me digo a mí mismo:

“Recuerda lo bueno que es esto, porque la intimidad del individuo, la propiedad privada, la dignidad personal, son poderosas fuerzas que trabajan para quitarlo todo de nosotros. ‘

“Sólo cuando puedan leer nuestros pensamientos se detendrán, y para entonces será demasiado tarde, tendrán el poder total”.

“Tendrán el poder total”.

Esta entrada fue publicada en octubre 4, 2017.

VOLVIENDO AL PARAISO

VOLVIENDO AL PARAISO

En un origen, todo estaba en armonía, todo, incluidos los humanos, que participaban y estaban en un mismo fluir, en un mismo sentir…… el AMOR…….

El amor está en el todo y el todo está en el amor, de todo lo que habita en la tierra, las plantas, los árboles, las montañas, las rocas, los humanos y el resto de animales ……..

Todo se comporta como un círculo de respeto y ayuda mutua, ocupando cada parte el lugar que le corresponde y permitiendo, como un todo, la evolución individual y colectiva de todo lo que nos rodea.

El universo estaba en el puro amor y armonía.

Un día, eso cambió. De los millones de especies, una se apartó del amor, abandonó el PARAISO, en el que nació y vivió. La especie humana, creyendo evolucionar, casi sin darse cuenta, se fue apartando del camino del amor. Cada vez se fué apartando más del camino original, hasta perderse por caminos de infelicidad, egoísmo, individualismo, competición y guerras. Abandonó la paz interior, la paz permanente y, perdido, se fué desconectando de su auténtico ser, del origen de las cosas, del amor.

Viajando por caminos que no llevan a ninguna parte, hemos cambiado lo permanente por lo provisional, la felicidad por el sufrimiento, la paz por la competición y la guerra, la humildad por la búsqueda del poder, la vida que surge de nuestra propia energía, por la falsa e ilusoria vida y energía de los otros y que, como sabemos, nunca nos llena del todo. El consumo real de nuestras propias y verdaderas necesidades lo cambiamos por el consumo artificial e innecesario de objetos y cosas, que como realmente no nos llenan, nos mantienen siempre con el deseo y la necesidad adictiva de….querer más…. . Cambiamos la libertad, por la esclavitud. Cambiamos el ser, por el tener, el tener por el deber, la libertad por la esclavitud, la evolución por el desarrollo tecnológico, …………….. abandonamos la fuente inagotable de nuestra vida……… el AMOR……. Y nos perdimos en la oscuridad.

Antes estábamos en el Paraíso, ahora no. El Paraíso nunca fué un espacio físico bello y hermoso, el paraíso siempre fué lo mismo, el Amor. Cuando estábamos en el Paraíso, quiere decir que estábamos en el Amor. Por lo tanto, la belleza que sentíamos y disfrutábamos, no era física y externa a nosotras, era interna. Estaba siempre en nosotras, porque siempre estábamos en el Amor y por lo tanto siempre estábamos, sintiendo y disfrutando, de la fuente infinita e ilimitada de nuestra propia energía interior. Cuando nos separamos de esta fuente, de este Amor que habitaba y estaba presente siempre en nosotros, entonces abandonamos el Paraíso. Nadie nos echó del Paraíso, fuimos, la especie humana solitos, los que nos fuimos del Paraíso, es decir, del Amor.

Entonces pasamos de tener como guía a nuestro autentico ser interior, a dejarnos guiar por el ego. Dando así origen a un mundo nuevo en la especie humana. Un mundo gobernado por aquello que ya sabemos, y que es la fuente de nuestra infelicidad. El ego se nutre del egoísmo, la competición, el odio, la envidia, etc. Pasamos al libre albedrio, es decir, a dejar de Ser, nosotros, para pasar a ser el ego. No pasamos a ser libres, sino que dejamos de ser el auténtico Ser que llevamos dentro, dando total libertad al ego. Y éste se adueñó de nosotras, pasando a ser sus esclavos. El libre albedrío es, en realidad, la libertad del ego.

Ahora, en la nueva fase de nuestra vida y de la especie humana, sólo nos queda una alternativa, retomar el camino que nos conduce al Paraíso, el Amor, la fuente de la vida. Tenemos que reconducir de nuevo nuestra vida hacia ese Paraíso, en el que estábamos antes y que nunca tuvimos que abandonar. Tenemos que regresar al amor, incorporándolo por entero a nuestra vida, no sólo en la teoría, sino también en la práctica diaria. Siendo Amor y relacionándonos desde el amor, con nosotros mismos y con todo lo que nos rodea. Caminando, cada vez más, hacia un mundo en el que ya estuvimos y que podemos alcanzar de nuevo, porque sigue ahí, esperando manifestarse de nuevo en nosotras. No está lejos, sigue dentro de nosotros, sólo tenemos que dejar de buscar fuera, para pasar a sentir dentro, sólo así podemos reencontrarnos con nuestro auténtico ser.

Entonces estaremos en el Amor, en la luz, en la paz, en la plenitud y la felicidad de sentir que somos uno con el universo, uno con todo lo que nos rodea. Entonces el amor pasa a formar parte de nuestras vidas y entonces estaremos de nuevo en el Paraíso, compartiendo ese Amor, desde la sensibilidad y el respeto a todo lo que nos rodea, ayudándonos y ayudando a retomar ese camino de evolución hacia una vida auténtica, una vida en armonía con nuestro ser y toda la naturaleza.

Llenando y llenándonos de Amor, nos expandimos y hacemos que todo avance, hacia un mundo mejor.

EN LA ECOALDEA

COMPARTIENDO EN EL RÍO DE LA ECOALDEA

Esta entrada fue publicada en septiembre 16, 2017.

ESCRITOS MANDADOS POR PERSONAS QUE NOS VISITAN

LA VIDA EN LA ECOALDEA, VIDA EN COMUNIDAD, SI TIENE SENTIDO.

Hola, seres que activáis la energía de transformación hacia un nuevo mundo. Compartimos los pensamientos que nos manda Mercedes, que visitó este verano la Ecoaldea Vegetariana Espiral: “OS cuento: llegas con la emoción de enriquecer ,una vez más, tu vida con otras experiencias, con un poco de recelo” ¿podre dormir cómoda? ¿tendré problemas compartiendo espacios comunes ( baño)?…….
Como me he reído de mi misma por estos pensamientos. Quizá tendría que estar preguntándome ahora : ¿ me habré traído toda su energía? . Estar allí es descubrir que los seres humanos ( y los animalitos) tienen ese “lado encantador ” que no conocemos.
Cuando estas en la Ecoaldea Espiral vives muchas vidas . Incluso tienes tiempo de vivir la tuya propia.
Acabo de tener un accidente doméstico, hace unos días, unas radiografías, unas curas…..demostración clara de que el peligro no estaba cuando subía montaña para abrazar EL ÁRBOL,ni cuando bajaba ,ayudada por una cuerda, hasta el río de agua de
cristal. un
Estáis en mi cabeza,chicos, porque la vida,ahí, sí tiene sentido.”

PASAMOS EL SENTIR DE UN CORAZÓN: GRACIAS Claudio
1)

“Si de algo tengo que dar gracias en esta vida, es a haber pasado una temporada en la Ecoaldea Espiral. Estando allí me sucedieron emociones y sensaciones que ahora soy capaz de saber gracias a mi paso por el lugar donde viven personas que son y dejan ser, a día de hoy me dejo ser aún y por ello tengo la sensación de haber encontrado un camino especial que seguir. Un hito en mi historia. Tener que pasar esa experiencia tan maravillosa desde la apertura del corazón y la entrega de mi alma al lugar y sus gentes con sus visitas era necesaria, no lo dudé en ningún momento.
Solo deseo que la ecoaldea siga creciendo, encontrando a personas con el mismo espíritu de vivir.
Gracias a todos y todas los que allí estáis!!! un abrazo tan grande, que lo sintáis como yo sentí el vuestro estando allí.
En cuanto pueda me escapo unos días familia!!!!!”

2)

Este mes de julio he podido experimentar una de las experiencias más maravillosas de mi vida. He convivido con personas libres en busca de la felicidad. Ha sido una convivencia espectacular llena de compañerismo, amistad, espiritualidad, comunidad, actividad, realismo, tranquilidad, mucha emoción, despertar por las mañana sin la menor preocupación, sabiendo que has descansado, que el lugar en si es propicio para el desarrollo personal acompañado de las personas que integran la Ecoaldea Vegetariana Espiral en Portugal.
Tengo que agradecerles todo lo que hicieron por mi tanto consciente como inconscientemente, ha sido un fluir de energías muy real, de unos a otros y de otros a uno, de la natura para uno y de uno para la natura, de los demás a la natura y de la natura a ellos. La energía se palpaba, se tocaba, se sentía y se demostraba.
Podría seguir escribiendo pero dejo cosas para quien quiera visitarlos y ayudar con el proyecto que a la vez de bonito es muy interesante.
Gracias, muchas gracias Ecoaldea Vegetariana Espiral por todo.

 

paz y armonía

comentario de Enrique,
Estimad@s amig@s de la ecoaldea Espiral, os escribo para daros las gracias por todo el cariño, amor y sabiduría que compartís cada día. También me gustaría decir que durante mi estancia allí me he sentido realmente en paz y armonía conmigo mismo y todo lo que me rodeaba. Sin lugar a dudas ha sido una experiencia transformadora. Solo espero que nos volvamos a encontrar en el camino. El camino comienza en mí 🙂

 

viver em comunidade

Compartimos el mensage de Gina.

Agradeço profundamente a todas as pessoas de Ecoaldea Vegetariana Espiral Portugal pelo seu calor humano pela maneira como nos receberam, por tudo o que nos ensinam e por tudo o que partilham connosco, ensinando como viver em comunidade, a viver cada momento e sentir o carinho com que nos brindam sempre. Uma experiência sem igual muito boa mesmo. Voltarei em breve

 

Me llevo un poquito de cada uno

Me llevo un poquito de cada uno. Personas maravillosas ECOALDEA VEGETARIANA ESPIRAL Raúl 

 

Todo allí es simplemente mágico

OS PASAMOS EL COMENTARIO DE Angela, QUE RECIENTEMENTE A VISITADO LA Ecoaldea
Solo tengo palabras de agradecimiento para todas las personas que formáis ese pequeño mundo encantado. Todo allí es simplemente mágico. Un paisaje que nada más llegar te cautiva, la vida en comunidad, el compartir, el aprendizaje constante, el centrarte en ser y vivir cada momento, el sentir… el sentirte libre y parte de ese todo, parte de la naturaleza. Pero sobretodo me quedo con las personas. Ya desde primer momento te acogen con ese amoroso abrazo y cada día que pasa vas descubriendo más lo interesante y especiales que son. Me llevo un cachito de cada uno de vosotros.
Me llevo momentos.
Me llevo sabiduría y herramientas para seguir construyendo mi camino.
Me llevo claridad.
Me llevo sentimientos.
Me llevo muchísima energía.
Me llevo una experiencia indescriptible, hay que vivirla para sentir lo que realmente es.
Gracias ecoaldeanos espiralosos! 🙂 Volveré.

 

 

Esta entrada fue publicada en marzo 31, 2017.

HISTORIA REAL, EN LA ECOALDEA ESPIRAL

HISTORIA REAL, EN LA ECOALDEA ESPIRAL

Salía de casa, sin reparar en el día, entonces, una sensación de plenitud y primitivismo llegó a mí. Lo sentí con total claridad, mi cuerpo y mi mente, estaban en paz y bienestar.
Entonces, fue cuando percibí, que algo pasaba en el ambiente. Me di cuenta que había como una neblina, recorriendo lentamente, los árboles, plantas y rocas de la ecoaldea. Sentí que estaba en una selva. Se oía los cantos de los pájaros y el sonido de las hojas. La energía de ese momento, me estaba transportando. Con toda claridad, veía que estaba en la ecoaldea, pero……… la sensación era de estar recibiendo lo más natural y profundo de esta tierra.
Si, efectivamente, se estaba abriendo ante mí la imperceptible belleza, aquello que nuestros ojos normalmente no ven.
La energía me guiaba hacia la Pared de Agua. E inicié ese camino, lentamente, con los sentidos muy abiertos, relajado, feliz y en el amor hacia mí y todo lo que me rodea……….. Sentía que algo importante estaba ocurriendo, percibía la magia en el ambiente. Los colores y las formas, se estaban modificando mostrando su máxima belleza.
Notaba la tierra en cada paso que daban mis pies descalzos. La conexión del momento, con todo lo que me rodeaba era total. En ese momento yo estaba integrado totalmente en la naturaleza……….. La naturaleza y yo éramos uno, sentía una irresistible fuerza de expansión en el todo, nada estaba fuera, nada estaba dentro, simplemente existíamos, como una unidad que lo integra todo.
Entonces, a mi lado, vi algo moverse, giré mi cabeza……… intento ver, pero no veo. Vuelvo a conectarme, siento el amor en mí y…………. delante mío, mientras llegaba a la Pared de Agua, lo ausente se tornó visible y, frente a mi…………. Empiezan a aparecer diferentes seres…… Me observaban, como esperando mi reacción……… durante unos segundos, todo en mí se paró, y sólo estaba expectante y agradecido, por el regalo que el universo me ofrecía.
Estaban en las rocas de la Pared de Agua, en el pequeño lago y en el gran roble. Eran muy pequeños y con formas y colores diferentes, pero similares a los humanos y otros animales de la naturaleza………. Descubrí que cuando quería prestar más atención, entonces desaparecían de mi visión. Volvía a relajarme, sentir el momento, estar en el amor, entonces mi reconexión con el universo se reestablecía y entonces y sólo entonces……… esos pequeños seres, volvían a aparecer a mi alrededor, bellos, sonrientes, silenciosos y con amorosas miradas.
El tiempo parecía no tener prisa, todo estaba calmado, imperturbable, todo parecía expectante. Las rocas, el gran roble, la hierba, la tierra y los pequeños seres, estaban esperando mi reacción……….. Como si el tiempo se hubiera parado, el próximo segundo iba lentamente pasando. Yo seguía inmóvil y expectante………….. De mí, sólo emanaba amor, felicidad, humildad y agradecimiento por lo que estaba viviendo……………
En ese momento, de repente, parecía que todo se activaba de nuevo a mí alrededor. No sabía que pasaba, pero sin duda, algo estaba ocurriendo. Entonces, vi que uno de los seres, levantaba su mano y miraba al resto. Su mano, y la mirada de todos los seres se dirigía hacia mi……… tuve la conciencia de que todos estábamos sintiendo, el encanto del mágico momento. Por primera vez, en este pausado silencio, sentí que algo se movía en mí………. Casi sin apercibirme, noté como una lágrima, se estaba deslizando por mi mejilla. La energía del momento era máxima y, en ese preciso instante, mi lágrima, se desprendió de mi piel, y en un lento descender……., se unió al suelo. Entonces, todos los seres, como esperando ese gran momento, en el que mi lágrima, cargada de energía y amor, acariciaba la tierra, todos los seres, tierna y suavemente, sonrieron mirándose entre ellos. Enseguida, ví cómo se estaban acercando hacia mí. Unos caminaban, otros saltaban o volaban………….. Entonces comprendí……. El umbral de la magia, de lo desconocido, de lo real, estaba definitivamente abierto, y por primera vez, mi cuerpo se desplazaba, en paz y amor, hacia ellos.
Como en una fiesta de silencio, sólo disfrutábamos del momento, sintiendo el acercarse de nuestros corazones y las primeras caricias y pequeños abrazos de nuestros cuerpos. Entre nosotros no mediaba la palabra, mas, todo estaba dicho.
Todos a mí alrededor estaban, sólo se oía el suave acariciar del viento y el revolotear de los seres con alas. El brillo de nuestros ojos se expresaban……….. Entonces me di cuenta que mi cuerpo se elevaba, sin saber a dónde me llevaba, ni importancia le daba, pues sólo el presente importaba.
Todos, como en una danza circular, girábamos, lentamente, en un mismo compas. Al tiempo, nos desplazábamos, pensé que hacia el lago del corazón me llevaban. Pero entonces, al iniciar el camino que al lago nos llevaba, nos desviamos a la izquierda y en un pequeño plano, junto a un antiguo olivar quemado, nos paramos. Seguía la danza en el aire, todos en la misma frecuencia, conectados estamos. Sin aviso, empezamos a descender el metro que más o menos nos separaba del suelo. No sé por qué, en ese momento miré hacia el arriba, ya no había esa niebla del inicio y los rayos del sol, se filtraban entre las hojas otoñales de los árboles, que parecían sonreír, como sabiendo lo que estaba por venir.
Cuando la piel de mis pies, acarició la tierra, me pareció hundirme en ella, pero no, tan solo estaba bajando hasta quedar sentado por completo.
En posición de meditación, con los ojos abiertos estaba, nada esperaba. Entonces vi que más seres llegaban, sin aparente sentido, recorrían un caprichoso camino, hasta llegar a donde yo estaba.
Cada uno, sin mediar palabra, y de forma pausada, caminando o volando se acercaban. Conforme fueron llegando, todos y cada uno, hasta formar un círculo, me fueron rodeando. Desprendía mucha, mucha energía, un gran amor sólo sentía………
Entonces supe que el esperado momento había llegado. No sabía que iba a pasar y tampoco me importaba, me dejaba llevar. Sentía la felicidad en cada parte de mí……. Entonces quise abrir los ojos, que cerrados ya estaban, mas nada me respondía. Enseguida me di cuenta de la nueva realidad……….. Estaba fuera de mí, no necesitaba ojos, me veía a mí mismo a bajo, en posición de meditación. Pero algo llamó mi atención, y reparé en una cosa, abajo y a mí alrededor, no veía ningún ser……………
Suavemente bajé y me uní a mi cuerpo, entonces sin ninguna dificultad, abrí mis ojos, efectivamente todos los seres habían desaparecido. Pero, qué extraño, seguía sintiendo su presencia, su energía. Bajé la mirada buscando el círculo que formaban a mi alrededor y…………. qué ví……….era claro, a mi alrededor, en lugar de los seres, había un circulo de rocas de cuarzo. Pero seguía sintiendo la presencia de cada uno de los seres en cada una de las energías del cuarzo. Sentí que la presencia de los seres, estaba ahí, y ya para siempre.
Yo estaba maravillado con todo lo ocurrido…….. En ese momento, una hoja, descendía suavemente delante de mí, miré hacia arriba y en el olivo vi un pequeño ser, lo veía perfectamente, era colorido y de rostro simpático. Entonces, mirándome y mientras se alejaba, con amorosa y tierna voz, me dijo:
“Los seres de la naturaleza, hemos querido hacer este regalo a la Ecoaldea Espiral. Un pequeño círculo de cuarzo, cargado de energía y de vida. Siempre que una persona humana esté dentro con el corazón abierto y lleno de amor, la magia y el poder de estos cuarzos se activara, sanando el resto”
Él hizo una pausa, como dando por acabado el regalo de su voz al círculo. Enseguida quise agradecer sus palabras y el regalo que nos habían hecho, pero no pude, desapareció, y sólo un pequeño punto de energía quedó.
Salí de mi posición meditativa y agachado en el suelo, para agradecer a cada uno de los seres que habían participado en este encuentro……………. Tiernamente, fuí acariciando, cada uno de los cuarzos del círculo………… al tiempo, iba repitiendo……….. Gracias, gracias, gracias…………..
Y salí del círculo.
Regresé sobre el terreno, recordando y volviendo a vivir cada uno de los espacios y las sensaciones sentidas……… hasta que me encaminé al encuentro de más personas, para compartir, como ahora estoy haciendo con vuestro ser, esta amorosa y maravillosa experiencia, de reencuentro con los seres, de nuestra propia naturaleza. ………………………………………………………………………. Recordemos una cosa, siempre que nos reconectamos, con nuestro circulo interior, no nos tenemos que olvidar, de acariciar y dar las gracias, a los seres que nos acompañan. Pues están ahí….. para ayudarnos……………………………….. Gracias………… gracias…………. gracias.

Ecoaldea Vegetariana Espiral

Atzar

Para visitar la ecoaldea y experimentar la energía y belleza del lugar, manda un correo a LA ECOALDEA VEGETARIANA ESPIRAL: ecoaldeavegetariana@gmail.com …… Gracias…….

 

Esta entrada fue publicada en marzo 31, 2017.