CONSUMO DE LECHE DE VACA Y SUS DERIVADOS, EN LA ECOALDEA

Desde la ecoaldea, hemos dedicado parte de nuestro tiempo a investigar, a través de lectura de artículos, libros y en documentales, sobre la leche de vaca.
Después de ello hemos descubierto que:
1.- La leche de vaca no es un elemento saludable para el ser humano ya que está destinada a alimentar a un ternero con unas necesidades nutritivas y una fisiología diferentes. El consumo de leche de vaca es responsable de enfermedades como artritis, asma, enfermedades digestivas, alergias, osteoporosis y cáncer.
2.- Las vacas en las granjas lecheras están sometidas a un constante maltrato y tratadas como esclavos sin ninguna compasión. No se pueden prácticamente mover, se les infectan las mamas y les arrebatan sus crias constantemente nada mas nacer. Viven como mucho 4-5 años cuando en condiciones normales vivirían entre 18-25 años.
3.- Gran parte de la carne de vaca/ternero viene de la industria láctea. Después de vivir como esclavas, las vacas son conducidas a los mataderos donde se les mata de una forma horrible. Lo mismo con los terneritos.
4.- Según la FAO, la cria de animales está causando efectos mediambientales graves:
a) Degradación de las tierras: Un 33% de toda la superficie cultivable está destinada a producir forraje. La tala de bosques para crear pastos es una de las principales causas de la deforestación, en especial en Latinoamérica, donde el 70% de los bosques que han desaparecido en el Amazonas se han destinado a pastizales.
b) Emisiones de gases: el ganado es responsable del 18% de las emisiones de gases que producen el efecto invernadero, un porcentaje mayor que el del transporte.
El resultado es que el sector ganadero es responsable del 9% del CO2 procedente de las actividades humanas, pero produce un porcentaje mucho más elevado de los gases de efecto invernadero más perjudiciales. Genera el 65% del óxido nitroso de origen humano, que tiene 296 veces más Potencial de Calentamiento Global que el CO2. La mayor parte de este gas procede del estiércol. Y también es responsable del 37% de todo el metano producido por la actividad humana (23 veces más perjudicial que el CO2), que se origina en su mayor parte en el sistema digestivo de los rumiantes, y del 64% del amoniaco, que contribuye de forma significativa a la lluvia ácida.
c) Contaminación del agua: La producción de ganado utiliza el 8% del agua que consume el hombre principalmente a través del riego de los cultivos forrajeros. Si bien no existen cifras mundiales, se estima que en los Estados Unidos el ganado y la producción agrícola de forrajes consumen el 37% de los plaguicidas, el 50% de los antibióticos y producen una tercera parte del nitrógeno y el fósforo que contaminan el agua. El sector genera también casi 2/3 partes del amoniaco que contribuye considerablemente a la lluvia ácida y a la acidificación de los ecosistemas.
Excesivo consumo de agua: Mientras que hacen falta 550 litros de agua para producir la suficiente harina necesaria para una ración de pan en los países industrializados, se precisan 7.000 litros de agua para tan sólo producir 100 gramos de carne de ternera.
d) Pérdida de biodiversidad: El número de animales producidos para consumo humano también representa un peligro para la biodiversidad de la Tierra. El ganado constituye un 20% del total de la biomasa animal terrestre, y la superficie que ocupa hoy en día, antes era hábitat de especies silvestres. En 306 de las 825 ecorregiones clasificadas por el Fondo Mundial para la Naturaleza, el ganado se considera actualmente una “amenaza”, a la vez que 23 de las 35 “zonas mundiales de gran concentración de la biodiversidad” de la lista de Conservation International -caracterizadas por una grave pérdida de hábitats- resienten los efectos de la producción ganadera.

El desequilibrio provocado por la ganadería se debe al elevado número de ganado, el cual nace en granjas por voluntad humana a través de la inseminación artificial de las hembras, no por el equilibrio natural. Los animales de granja consumen más del 80% de la producción mundial de cereales, ya que estos se destinan a la fabricación de piensos para el engorde y NO al consumo humano. Si no hubiese una demanda de carne como la actual, los millones de animales que nacen artificialmente para abastecer de carne a los consumidores, no nacerían, y tampoco consumirían la inmensa mayoría de los cereales del planeta. Estos se podrían destinar directamente al consumo humano. Sin la existencia de todos estos animales de granja, tampoco se requerirían los cultivos de millones de hectáreas de tierras que se cultivan en la actualidad, lo cual supondría un importante ahorro de agua y contribuiría a frenar el gran problema de la deforestación. Se podrían seleccionar las tierras más aptas para el cultivo y reducir la dependencia de los fertilizantes químicos, ya que el estiércol del ganado de granjas industriales no es apto para los campos, porque los animales consumen piensos muy ricos en proteínas, hormonas y antibióticos, lo cual significa que sus desechos son muy contaminantes y destruyen el suelo fértil.
Por todo lo expuesto anteriormente, en la Ecoaldea vegetariana Espiral hemos decidido no consumir leche de vaca ni derivados lácteos de vaca (queso, yogur, mantequilla, o cualquier otro producto que contenga leche por ej chocolate con leche, etc) como una forma de respetar nuestra salud, medio ambiente y no contribuir al maltrato animal.

FUENTES (entre otras):
Lecturas:
http://www.animanaturalis.org/1275
http://www.liberaong.org/nota_explotacion.php?id=25
http://www.AnimaNaturalis.org
libro: “Leche que no has de beber”, de David Román
Videos:
Por qué no tomar leche: https://www.youtube.com/watch?v=ZcxjYjA6Ixc
Los peligros de la leche y sus derivados: https://www.youtube.com/watch?v=j6kGHCvRlU4
LECHE DE VACA: SABES LO QUE COMPRAS? MIRA LO QUE NOS VENDEN VS REALIDAD: https://www.youtube.com/watch?v=E7l9g4IVYR0
Empresas lecheras, el lado oscuro: https://www.youtube.com/watch?v=vgY0OKKD1uo
Meet your milk: https://www.youtube.com/watch?v=A2HVPmIp58Q

Anuncios
Esta entrada fue publicada en septiembre 22, 2015. Añadir a marcadores el enlace permanente.