CRÓNICA DE MI VIAJE EN TREN A LA CONFERENCIA INTERNACIONAL DE ECOALDEAS

CRÓNICA DE MI VIAJE EN TREN A LA CONFERENCIA INTERNACIONAL DE ECOALDEAS

Estoy en el tren, saliendo de Ourense, camino a Pamplona y a la Primera Conferencia Internacional de Ecoaldeas y Ocupación de Pueblos Abandonados.
El paisaje es precioso y el tren va todo el tiempo bordeando el río. A veces estamos tan cerca del río, que da la impresión que estoy re-corriendo por encima de las aguas. Otras veces, parece que cruzamos el río y siento el agua en mis pies. Rocas, árboles, montañas, luz, nubes …………….. BELLEZA. Todo a mi paso, me habla de la vida y la naturaleza y de este mundo en el que me ha tocado estar.
El sol sigue escondido tras las montañas y el agua del río, refleja con total nitidez la belleza que le rodea. ¿Pero es un reflejo?, ¿entonces, es real o no? No importa, ¡existe!, pero, depende totalmente de su realidad……. Pero, es igualmente un bello reflejo. Mas, no me debe confundir, porque, por muy bello que sea, no es real y no deseo apegarme a él. Lo observo, lo disfruto, extraigo los mensajes que me regala y dejo que continúe su camino y yo también continuo el mío.
Ahora estoy pasando por un túnel. Todo está oscuro, no se ve nada en el exterior del tren. Es el momento de viajar a mi interior. De percibir y sentir la luz que llevo dentro, sin la cual, la oscuridad del túnel me absorbería por completo, no quedando nada de mí. Estaría…… vacío.
Traspaso el túnel y entonces y entonces, toda la belleza regresa a mí y prosigo mi camino. Nada cambia, pues la fortaleza y claridad de mi interior, me ha guiado.
Las montañas dejan paso a una tierra plana. En ella aparecen casas, trenes, hierro, cemento, muchas vías, pinturas…….. pero…….. ahora veo el sol. El sol se deja tímidamente ver entre las nubes, y, como anunciando que otra u otras vidas son posibles, lanza diferentes y grandes rayos de luz en varias direcciones, con ello me indica la existencia de más y nuevos caminos. Fijándome bien, veo también, que son rayos de esperanza. Una nueva energía invade los espacios anunciando que hay diferentes caminos para un nuevo amanecer.
Estoy en conexión y en el amor y siento cual de estos caminos está más en armonía con mi frecuencia actual. Pero, en un intento de ir más allá, busco aquella luz, aquel camino, que me acompaña en el presente, permitiéndome ir hacia el futuro. Hacia un nuevo futuro, más allá de mi y mis expectativas y más cerca de mis verdaderas necesidades.
Sin duda, el color azul del cielo, que se abre paso entre las nubes, anuncia el amanecer de un nuevo día, quizás de una nueva vida o de un nuevo mundo.
Curiosamente, ahora el tren ha parado y re-inicia la marcha hacia atrás. La energía que empuja todo, ha cambiado de lugar. A veces, tengo la sensación de que retro-cedo, pero presto más atención y veo que en realidad sigo avanzando. Si mi visión alcanza a ver más allá, entonces, la realidad presente se transforma. Me relajo y sigo en paz y calma a mi destino. Las aparentes perturbaciones en el camino, no son más que espacios de aprendizaje, que me ofrecen la sabiduría que necesito, para alcanzar mis metas en ese futuro, vivo y presente. Estoy en atención, sintiendo el amor que me acompaña en este viaje y así percibo, todo aquello que se abre ante mí y, también, el futuro que ya está aquí…………
Las puertas del tren se abren, nuevas personas se incorporan a mi camino y otras se van de mi vida. Dejo que todo ello ocurra con total naturalidad, permitiendo que todo continúe según el fluir amoroso de mis vidas. No me apego a las personas, las amo igual, estén o no en mi vida y estén o no, más o menos cerca de mi camino. Mi puerta, mi corazón, está siempre abierto a recibir y a dejar marchar. Cada persona sigue su propio camino, y yo también. Todo, a mi paso, puedo verlo y transformarlo en lo que verdaderamente es: amor y belleza.
Ahora veo que han puesto una película en el tren. Estoy atento, con todas aquellas cosas que aparecen en mi vida, en mi camino. Pues quizás estén ahí para distraerme de la realidad e intentar apartarme de mi verdadero camino.
Mi presente y mi futuro están unidos y lo que afecta a uno afecta al otro. Todo aquello que ocurre en mi presente o en mi futuro, marca mi vida, mi camino y mi destino. A veces lo que me aparece, no es y lo que es, no me aparece. En este caso, desde la conexión con el amor, fluyo, siento y acepto aquello que emana desde mi interior.
El tiempo avanza, el día se torna claro y los colores se realzan con intensidad, en el ambiente externo del tren. La belleza externa, también ilumina mi camino, haciendo que la conexión con mi interior sea mayor, más rápida e intensa. Avanzo en conciencia, hacia un mundo mejor y ello, me hace ver, de verdad, la realidad que me rodea: la belleza interna de mi exterior.

7 DEL 11

Ecoaldea Vegetariana Espiral

Atzar

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Anuncios
Esta entrada fue publicada en noviembre 8, 2018. Añadir a marcadores el enlace permanente.